lunes, 25 de octubre de 2010

Johnny cogió su fusil

Adrenalina. Controla la respiración.

Corre, escóndete.
Dispara! PUM.

Bum Bum Bum...     Bum.

Frenético. No me viene a la mente mejor forma de definir éste fin de semana que tristemente doy por terminado. A duras penas trato de moverme con naturalidad, pero éstas dichosas agujetas que llevan dos días tirando de mi piel, incrustadas como diminutos pedazos de cristal en mis brazos y piernas me lo impiden. Anoche, volviendo a casa en un agradable paseo tuve la suerte de ser apodada "Chiquito" y me faltó moldear un "No pueeeedorrr" con la boca.

Y a pesar de quejarme cual octogenaria, no he podido quitarme la sonrisa, aún bajo el casco que nos proporcionó a un grupo de catorce marisabidillas un paciente monitor sentía como me hacían cosquillas las comisuras de los labios rozándose con mis mofletes. "Chicas, recordad: Seguro fuera, Rojo. Rojo, sangre, muerte." Y todas con la típica risita nerviosa de esas que te recuerdan que un día, no hace mucho tampoco, fuiste niña.

Y es que los años pasan, pero ciertas cosas quedan intactas. Que se lo digan a mi querida Clara. Querida mía, ma chérie, gracias una y otra vez por hacernos partícipes de tu ilusión por cumplir años, por confiar en que no la liaríamos demasiado con un arma en la mano, por celebrar tanto cada detalle y darnos de comer, y de merendar. Y pulseras...y Cacaolat. Y que cumplas muuuuuchos más!

Aquí  me despido, que hoy no tengo tiempo para más...que hoy voy como una bala ;)


1 comentario:

michael dijo...

Sin duda lo mejor del fin de semana fue compartir tanta euforia, adrenalina, risas y mas risas con tan buen equipo de soldados al frente...corre a por el pañuelo forrest!

Habrá que repetir, pero esta vez concurso de cantantes!!!!

VIVAN LOS CUMPLES y LAS LEGAS!